4 grandes razones para migrar tu negocio a la computación en la NUBE

Para que tu empresa crezca tanto como has deseado, conoce y aprovecha los beneficios y ventajas que te ofrecen las soluciones de computación en la NUBE de GM3s ERP Software.

Cuántas veces no ha ocurrido en tu propio negocio o te has enterado que sucedió en otras empresas alguna de las siguientes situaciones, verdaderamente desastrosas para la organización:

“¡Se borró toda la información de la contabilidad y administración de la compañía!”.

“¡El equipo que contenía la información y el programa del sistema administrativo se dañó y no tenemos respaldo!”.

“¡El encargado de sistemas que trabajaba con nosotros fue despedido, pero no dejó las claves de acceso al servidor y a hora nadie puede entrar!”

“¡Tuvimos que reiniciar con un nuevo sistema porque el responsable del mismo desapareció!”.

“¡Mi sobrino, que recién egresó de la carrera de informática, va crear un sistema para mi negocio y pretende alojarlo en un servidor en su casa!”.

“¡Se incendió mi empresa y ahí estaba el servidor con todos los datos de la compañía! ¡Ahora no puedo realizar la cobranza!”.

“¡Ladrones entraron en las instalaciones de mi empresa y nos robaron el servidor, con todos los datos de la compañía!”.

“¡Tenemos instalado un sistema en cada sucursal y diariamente debemos recapturar los datos en un sistema central, a fin  de tener la información concentrada!”.

Todas y cada una de estas situaciones, que pueden resultar catastróficas para una empresa o negocio, es posible evitarlas si migras a la NUBE.

 

¿Qué es la computación en la NUBE?

Pero ¿qué es la NUBE? Es algo que los usuarios de cualquier dispositivos electrónico (computadora, tableta o teléfono celular) utilizamos cada vez más y con mayor frecuencia, lo mismo para enviar un correo electrónico o postear fotos en nuestras redes sociales que para ver películas o realizar una compra por internet.

El término completo en realidad es computación en la NUBE (cloud computing, el original en inglés) y se refiere, metafóricamente, a la red mundial de servidores donde se almacenan, organizan, procesan y comparten datos e información, así como software (aplicaciones, programas, sistemas administrativos, etc.), desde cualquier lugar y en todo momento, a través de la web.

Cabe recordar que antes dichas funciones se llevaban a cabo primordialmente en una computadora, con las limitaciones en el almacenaje y procesamiento de los datos de entrada que imponía la capacidad del dispositivo, cuya información de salida sólo podría compartirse por medio de unidades de almacenamiento: disco duro portátil, disquete, disco óptico (CD, DVD), memoria USB y tarjeta de memoria, por mencionar las más utilizadas.

Posteriormente, con la llegada de los servidores locales, esa capacidad se amplió, pero también presentaba limitaciones inherentes al espació físico, y la información de salida sólo podía compartirse mediante una red informática local instalada en ese mismo espacio y a través de las mencionadas unidades de almacenamiento.

En años recientes, una red de servidores cada vez mayor, enlazados a través de internet, han ido conformando la denominada NUBE, con una capacidad prácticamente ilimitada de almacenaje, procesamiento y organización de datos de entrada, y con la posibilidad de compartir la información de salida sin limitaciones geográficas, accediendo 24/7 a ella desde cualquier dispositivo, ya sea una computadora de escritorio o una laptop, o bien una tableta o un teléfono móvil.

Específicamente para el usuario, estar en la NUBE significa disponer remotamente de sus datos y del software para el ingreso, procesamiento y recuperación de los mismos, en todo momento y desde cualquier lugar, utilizando un dispositivo electrónico conectado a internet. Para ello en general, a cambio de una tarifa periódica (mensual, semestral, anual, etc.), el usuario alquila a un proveedor de la NUBE espacio en sus servidores, según sus requerimientos y posibilidades.

En un diagrama de flujo la computación en la NUBE funcionaría de la siguiente manera:

 

Las 4 grandes razones para migrar tu negocio a la computación en la NUBE

1. Ahorro. Si tu empresa está en la NUBE, no tendrás que cubrir el oneroso gasto en hardware y software (incluyendo su actualización y mantenimiento), así como en energía. Tampoco tendrás que padecer los problemas de espacio que implica alojar y procesar en tus propias instalaciones el creciente volumen de datos e información que se genera cada día. Además, reducirás notablemente el tiempo y esfuerzo en los distintos procesos administrativos de tu negocio.

2. Accesibilidad. Puedes acceder 24/7 a tus datos, información y software, desde cualquier lugar y a través de un dispositivo conectado a internet, ampliando potencialmente la cobertura de tu negocio desde el ámbito local hasta el entorno global.

3. Escalabilidad. Puedes escalar tu capacidad de almacenaje y procesamiento en la NUBE, de acuerdo con los necesidades del crecimiento de tu empresa o negocio.

4. Seguridad. Puedes estar tranquilo porque utilizando un servicio de almacenamiento en la NUBE tus datos estarán seguros, pues los proveedores se preocupan y ocupan de usar diferentes métodos de protección, como el almacenamiento redundante, que consiste en el respaldo de copias en múltiples servidores, instalados incluso en lugares distintos y distantes.

Así pues, en caso de algún eventual error humano (o “de dedo”), contingencia tecnológica (virus, ataque cibernético, apagón, etc.), desastre natural (terremoto, huracán, etc.) o conflicto político o social (toma de instalaciones, bloqueo a las mismas, guerra, etc.), podrás recuperar tu información íntegra, tal como la requieres.

Adicionalmente, para reforzar la seguridad ante los constantes atentados cibernéticos, los proveedores de la NUBE aplican estrictos protocolos y mantienen al día sus programas antivirus, cortafuegos y demás protecciones de ese índole.

 

Tipos de almacenamiento en la NUBE

Acorde con tus requerimientos y posibilidades, la computación en la NUBE te ofrece distintos tipos de almacenamiento:

Almacenamiento personal. Es el que comúnmente usamos para guardar y recuperar nuestras fotos, videos y demás documentos personales en servicios como Google Drive y Microsoft OneDrive, en sus versiones gratuitas o de paga.

 

Almacenamiento público. Es el que ofrecen proveedores de la NUBE a múltiples usuarios que comparten el alojamiento en los mismos servidores (multitenencia), pero cada uno con acceso independiente.

 

Almacenamiento privado. Es el servicio de computación en la NUBE creado para o por una sola empresa y gestionado exclusivamente por ella como único usuario, en algunos casos desde sus propias instalaciones.

 

Almacenamiento híbrido. Este servicio combina el almacenamiento público y el privado, siendo utilizado por las empresas que, por motivos de seguridad y/o volumen de datos, requieren alojarlos separadamente.

 

Almacenamiento multi-nube. Se trata de usuarios que contratan los servicios de varios proveedores de almacenamiento público y que incluso disponen de su propio servicio de almacenamiento privado, también por motivos de seguridad y/o volumen de datos.

 

Modalidades de los servicios de computación en la NUBE

Según sean las requerimientos y posibilidades de tu empresa o negocio, los proveedores de la NUBE ponen a tu disposición las siguientes modalidades del servicio:

Infraestructura como servicio (IaaS). Consiste en ofrecer al usuario, a través de la NUBE, la infraestructura con la cual no cuenta físicamente en sus instalaciones, para llevar a cabo su operación: servidores, discos duros y enrutadores, entre otros dispositivos, desde luego virtualmente.

Plataforma como servicio (PaaS). Aquí también el proveedor proporciona al usuario la infraestructura a través de la NUBE, pero específicamente para el desarrollo de su propio software.

Función como servicio (FaaS). Aquí el proveedor de la NUBE pone a disposición del usuario las aplicaciones sólo cuando éste las requiere.

Software como servicio (SaaS). Es el servicio más completo. Consiste en la prestación de software de aplicación en la NUBE para implantar el sistema de planificación de recursos de empresa (ERP) en las organizaciones, suscribiéndose de forma accesible a los módulos requeridos, sin necesidad de comprar una licencia completa.

Dicho en otras palabras, se paga una cuota mensual a un proveedor de software en la NUBE para poder utilizarlo, accediendo a él a través de internet.

El servicio consiste en una moderna suite o paquete en la NUBE que ofrece un software completo para todos los procesos administrativos de la empresa, pero de tal modo que sólo sea necesario suscribirse a las aplicaciones SaaS que requieran las diferentes áreas de la organización.

Si quieres aprovechar las ventajas y beneficios del SaaS, ponemos a tu disposición, entre otras soluciones ERP, Mi GM3s, la mejor opción en la NUBE para pymes en crecimiento.

Para más información acerca de esta solución de GM3s Software da clic aquí.

Y para conocer más soluciones en la Nube desarrolladas por GM3s Software para micro, pymes, producción textil y ecommerce, etcétera, contactamos a través de las distintas vías de nuestra plataforma:

www.gm3s.mx

ventas@gm3s.com.mx, contacto@gm3s.com.mx

Facebook

Instagram

Linkedin

Twitter

YouTube

Fuentes:

Oscar Ávila Mejía, “Computación en la Nube”, en Contactos, núm. 80, UAM Iztapalapa, México.

Apuntes de AWS (Cloud Practitioner CLF-C01) en español.

Computación en la Nube. Manejo de la Nube. Edición Kindle, Amazon, 2020.

 

Gráficos: Miguel Ángel Zarazúa

 

Comments are closed.